domingo, 12 de abril de 2015

Salvemos la Diversificación Curricular


Sobre Pedagogía, Leyes Educativas y actividades centradas en las Elecciones Municipales

Las nuevas tendencias pedagógicas (me niego a llamarlas teorías porque, aunque coinciden con las teorías científicas en que son aproximaciones a la realidad, difieren de estas en que no concuerdan con todos los hechos conocidos) me dicen que mis alumnos tienen que conseguir capacidades. De esta forma los conceptos asociados a esas capacidades no son lo fundamental, son los instrumentos con los que se alcanzan esas capacidades.
Además, y de acuerdo con el funcionamiento cognitivo de sus “cabecitas”, se considera que el aprendizaje solo es posible si los alumnos tienen un interés real. Aunque hay varios métodos pedagógicos para lograr ese interés, los actuales métodos se fundamentan en medidas metodológicas (es decir, en lo que hacemos en clase) que parten de sus intereses y capacidades iniciales y, teniendo en cuenta esto, diseñas propuestas que intenten lograr que los alumnos se motiven.

A mí me gustan esas tendencias pedagógicas, creo que es una manera de que se “emocionen” (aunque lógicamente hay otras maneras). De esta forma es fácil que se despierte su curiosidad, se mantenga la atención y finalmente se retenga en la memoria todo lo vivido dentro del aula. Pero…

Por favor, ¿que alguien me explique cómo se hace esto en clases masificadas?

Y ya puestos, ¿qué alguien me expliqué como puedo explicar en función de sus intereses cuando se les imponen exámenes externos que “cierran” los currículos e impiden salirte por la tangente? Lógicamente, debido a esos exámenes, se transforman en prioritarios los contenidos que sabes que les van a exigir.

Pero, de momento, ¡somos muchos los que lo seguimos intentando!

¿Cómo? Lo mejor para explicarme es poner un ejemplo.

Sitúense, son ustedes profesores de 3º de Diversificación Curricular y tienen “hora de tutoría”. Llegan a clase y tienen preparado reflexionar sobre cómo fue la 2º evaluación. La verdad es que los alumnos habían salido razonablemente bien, además muchos acompañaron a sus padres a la hora de recoger las notas; luego en el fondo no era muy urgente el tema a tratar (se podía retrasar una semana).

Intuyo cierta sorpresa al leer “los alumnos habían salido razonablemente bien y la gran mayoría fueron con sus padres”. No se sorprendan, así es casi siempre. Quizás les venga bien recordar que estamos hablando de Diversificación Curricular.
¿Y qué es eso? Son grupos formados con alumnos que tienen interés, pero que han tenido algún problema en las clases masificadas (por ello repitieron y les costaba aprobar). Cuatro son las razones que a mi juicio hacen que estos grupos funcionen:
· Las clases no están masificadas. Lo que impide que se despisten con tanta facilidad.
· Existe una agrupación de asignaturas por ámbitos. Lo que facilita la enseñanza integral y que se detecten los problemas individuales que cada uno de ellos tiene (los profesores nos pasamos muchas horas con ellos).
· Tienen una edad en la que empiezan a apreciar lo que se les ofrece (han madurado).
· No existen exámenes externos, ni vuelven al sistema ordinario hasta que han terminado la ESO, lo que facilita que el profesor pueda dar clase basada en sus inquietudes y necesidades.

Quizás están pensando que “se lo ponemos más fácil”. En realidad no es que se lo pongamos más fácil, les repito: seleccionamos contenidos, los currículos son abiertos, se adaptan a sus intereses y a sus dudas…
¡Esperen! ¿Están pensando que puede ser que no salgan preparados? Quizás les interese observar la infografía que he preparado este año para ellos. Aparecen los resultados de los alumnos de Diversificación Curricular comparados con los de la ESO en un ciclo formativo… observen, observen.




Quizás el diseño no es claro, no se preocupen, yo les resumo. En el 2012/13 entraron menos alumnos de Diver que de la ESO, pasaron casi todos los de Diver (cosa que no ocurrió con los que procedían de la ESO). Ya en el 2013/14 titularon casi todos ellos. Y si me preguntan por las notas que sacaron les puedo decir que las de algunos eran francamente buenas. ¡Preparados si que salen!

Pero no nos engañemos, creo que es necesario que se nos controlen los resultados. Aunque sinceramente creo que un examen externo impedirá que podamos enseñar capacidades y fomentará que preparemos a nuestros alumnos para la realización de dicho examen (pregunten a cualquiera que dé clase en Bachillerato, les dirá que se ve condicionado por la PAU; pregunten incluso a los profesores de Bachilleratos de Investigación –en teoría bachilleratos de currículos diseñados para fomentar el tipo de pedagogía de la que estaba hablando- les dirán que tienen que sacrificar muchas cosas por esas “malditas” PAU).

Pero me despisto, se me va el santo al cielo, es la tristeza de pensar que el año que viene desaparece la Diversificación Curricular (yo me adaptaré pero ¿qué será de los alumnos que necesitan estas respuestas educativas?). ¡Joder! Me he vuelto a despistar.

Centrándonos. Imagínense que un alumno le dice al empezar la tutoría:
- Maestro, es que la evaluación pasada hemos hecho los alumnos muchos días huelga.
Y que acto seguido empiecen todos a hablar diciendo cosas del estilo:
- ¿Para qué las hacemos si los políticos no nos hacen caso?
- La política es una tontería. Siempre pasan de lo que decimos.
- Yo no voy a votar nunca.
- Etc.

Es triste oír a personas que todavía no pueden votar diciendo estas cosas. Pero… recuerden que ustedes aprovechan las oportunidades que les brindan sus alumnos. Entonces les dicen:
- Pues presentaos a las elecciones.
Ellos contestan
- Si lo tienen todo atado y bien atado, no saldríamos.

Han caído en vuestras redes, los tenéis en vuestras manos, están interesados… pero hay que picarlos un poco más, les hacéis una propuesta de trabajo:
- Seguro que no podéis presentaros. Pues ahora vais a hacer un partido político y vais a calcular (con datos simulados, pero que podrían ser reales) cuántos concejales vais a obtener. Pensad un nombre y ordenaos según queráis salir de concejales, ¡recordar que el primero será Alcalde/Alcaldesa si salís!

Mientras tanto vuestra cabeza se pone a procesar todo lo rápido que puede. Por un lado os ponéis a buscar con vuestro móvil (recordad que no tenéis ordenador en el aula) cuántos votaron, cuantos pueden votar, a quién votaron en las últimas elecciones; cuántos concejales tiene la población donde vives… Pero un alumno dice:
- Esto es una tontería ¿no te puedes presentar a las elecciones tan fácilmente?
Ustedes le contestan:
- Es cierto, pero tampoco es imposible. Se te pide que cumpláis una serie de requisitos, uno de ellos es recoger firmas de un determinado número de votantes del pueblo. Se supone que si pensáis que podéis salir no os será difícil conseguir esas firmas.

Mientras tanto ellos ya están organizados y ustedes tienen los datos que necesitan. Empieza la clase.
Lo primero es ponerles los datos de las elecciones pasadas en la pizarra. Les explican qué significa cada cosa. Entonces les preguntan cuántos votos creen que pueden sacar, les restas votos a algunos partidos, les sumas a otros (lo manipulas todo un poco para hacerlo más interesante) y les explicas cómo se reparten los concejales según el Sistema D’Hondt (en el ejemplo 1 de la wikipedia está muy claro). Ellos lo hacen cada uno en un folio y después lo corregimos en la pizarra. Aquí tienen el resultado:




Es obvio que esos no serán los resultados en las elecciones; para empezar no se presentará el G.M.S. (Gomisa, el partido de mis alumnos). Creo que en el pueblo se presentará Podemos. No tengo ni idea de lo que harán los votantes del PP (yo les quité votos para darle emoción a estas elecciones hipotéticas)… es decir que se trata de una simulación.
Pero creo que les pareció interesante, que aprendieron que las cosas no son imposibles, mejoraron su competencia matemática (manejo de datos y matemáticas asociadas al Sistema D’Handt de reparto de escaños), adquirieron conocimientos de Sistema Electoral Español y de cómo funciona el Pleno Municipal (cómo se elige el alcalde, quién toma las decisiones…)… quién sabe lo que realmente aprendieron. A mí me gusta pensar que dentro de un par de años, cuando todos puedan votar, reflexionarán sobre qué es lo mejor que pueden hacer y actuarán en consecuencia (decidan lo que decidan, abstenerse o votar). Yo solo quiero que piensen antes de votar, que no se dejen arrastrar por la desazón o la masa enfervorizada; Por Dios, ¡yo solo quiero que la gente se tome en serio la política!

ANOTACIÓN FINAL.
Como han podido comprobar se puede dar clase según esas tendencias pedagógicas que salen reflejadas en las introducciones de todas las Leyes Educativas. Pero luego se cargan toda la Pedagogía; por ejemplo, cuando masifican las aulas (desde mi punto de vista un aula masificada solo puede funcionar si los alumnos tienen interés por el estudio). Centrándome.
El caso es que la Diversificación Curricular desaparece el año que viene, y desde mi perspectiva los nuevos programas que aparecen (y que son vendidos como si fuera lo mismo) no tienen las virtudes del que desaparece. Deben ustedes saber que entrarán en 2º de la ESO (no serán tan maduros, ahora entran en 3º de la ESO) y terminarán en 3º de la ESO, reintegrándose a las clases ordinarias en 4º de la ESO (clases masificadas, y con multitud de alumnos desmotivados que arrastran a los que más les cuesta). NO SERÁ LO MISMO. Yo, de momento, no entiendo nada, ¿y ustedes?

miércoles, 18 de marzo de 2015

¿Os habéis planteado compartir vuestras experiencias docentes?


Sé que muchas veces no es el momento de compartir lo que uno está haciendo. Se me ocurren millones de razones para no hacerlo: puesto de trabajo inestable, miedo a que se te malinterprete, no estar todavía seguro de los resultados… Por eso no os pediría que compartáis vuestras experiencias docentes, pero si que os pido que penséis que quizás podría ser bueno compartir lo que hacéis.

Yo hace algún tiempo me animé, y la verdad es que está siendo muy, pero que muy satisfactorio. Este blog es consecuencia de aquella decisión.
Pero no acaba aquí la cosa, he tenido la satisfacción personal de compartir parte de mi trabajo con un grupo de profesores que están continuamente buscando mejoras en su trabajo.

Buscar, aprender y compartir, ¡ese es el camino! Siendo todos conscientes de que nunca podremos encontrarlo, aprenderlo o compartirlo todo.

El pasado miércoles estuve en el IES Floridablanca (Murcia) y, durante dos horas, estuve “soltándoles cosillas” que les podrían interesar para sus alumnos de altas capacidades (para todos en realidad, porque el diseño de su Plan de Actuación con los Alumnos de Altas Capacidades así lo permite). Mi ponencia estaba integrada en un Proyecto de Formación Autónoma. Para mi fue un honor que contaran conmigo. Además me ha servido para ordenar un poco mis ideas y mi trayectoria.

A lo que iba. En esas dos horas discutimos muchas cosas, pienso que todos nos enriquecimos, pero desde luego puedo garantizar que yo ¡sí!

Y… ¿de qué les hablé? o siendo más correctos, ¿de qué hablamos? Pues empecé por la Neurociencia.

Una cosa que sabemos todos los profesores es que son tan diferentes las cabezas de nuestros alumnos que nunca llegaremos a comprenderlas del todo. Pero yo procuré transmitirles lo alucinante que es para mí intentar entender las distintas formas que tienen mis alumnos de asimilar la información, de procesarla y de responder a ella.

Desde mi punto de vista, los profesores deben de “formarse” en el conocimiento neurocientífico, e integrar en sus metodologías (pero no de la noche a la mañana, como muchas veces nos impone la Administración) las “ideas” que van adquiriendo. ¿Para qué? Para respetar las distintas formas de comprender, de aprender, de comportarse…, es decir, para respetar la diversidad.

Queda “muy bonito” pensar y decir que lo hacemos, que respetamos la diversidad y que les ofrecemos respuestas individualizadas. Pero yo les confesé que, aunque siempre les he intentado hacer esa individualización, hasta hace unos cuatro años no llegué a creerme que sus “cabezas” fueran tan distintas. ¿Qué pasó? Muy simple, nació mi segundo hijo y me encontré con una forma de procesar la información totalmente distinta a la de mi primera hija. Por otro lado, hasta que no leí por primera vez sobre Neurociencia (Neurociencia para Julia de @xurxomar, libro que me encantó) no me di realmente cuenta de las implicaciones de esas diferencias.

Les hablé por encima de los sesgos cognitivos (en la parte de Investigaciones Científicas Escolares los desarrollé más en profundidad) y rematé este bloque hablando de la emoción, una variable que debemos tener muy presente en nuestras labor docente. Lo hice con un texto que modifiqué de un libro (libro que por cierto, no me gustó mucho):

“Para que aparezca la curiosidad, se nos preste atención, se acumulen las vivencias y las enseñanzas en la memoria… es necesario que los alumnos se emocionen con nosotros, con nuestros contenidos y nuestras metodologías”
Texto adaptado de Neuroeducación (Francisco Mora)

Después continúe por como veo y vivo la web 2.0, es decir, como interactúo con otras personas por Internet.

En la actualidad no entendería mi trabajo como docente sin tener detrás el respaldo de los blogs de divulgación científica y de “los chicos del twitter” (así los llamó Mariló Montero, esa musa de las pseudoterapias y de la incultura científica en general).

Les expliqué cómo me muevo por twitter (@2qblog), que le dediqué algún tiempo a investigar como funciona, que intento cuidar la imagen que doy, que soy consciente de mis decisiones (pocos/muchos tweet, pocos/muchos “siguiendo”, contestar/ignorar menciones, RT o no RT…), es decir, que no digo o hago lo primero que me pasa por la cabeza (algunas veces sí, pero esas son las menos)

Les dije que la web 2.0 me ha ofrecido ventajas tanto curriculares y como en el trabajo directo con el alumnado. Les expliqué lo fácil que me resulta seleccionar noticias científicas y colgárselas a mis alumnos en un blog para que ellos comenten. También les hablé de Naukas, de CienciaSfera, de cómo “los chicos del twitter” solucionaban dudas a mis alumnos…
Pero sobre todo me ha aportado ventajas como profesor a nivel personal y profesional.
Desde el punto de vista personal conoces a gente impresionante con la que te enriqueces mucho. Gracias a la web 2.0 estoy en la Asociación de Divulgación Científica de la Región de Murcia, participé como voluntario en Desgranando Ciencia, participo y soy uno de los impulsores de #TertuliasCiencia (proyecto que les encantó y que definieron como “club de lectura”)…
Y desde el punto de vista profesional, más todavía. Leo, escribo y discuto en un ambiente “no formal” sobre actividades, ideas, metodologías… que se aplican en las aulas, y de esa interrelación mejora mi capacidad docente.

Seguidamente hablé de las investigaciones escolares para generar el pensamiento crítico.

Dichas actividades son consecuencia de un proceso de reflexión debido a que mis alumnos no interiorizaban el Método Científico. Mis dudas sobre la eficacia de los contenidos y las metodologías aplicadas a este tema me hicieron buscar soluciones. Inicialmente las busqué en la Filosofía de la Ciencia, de ahí me fui a la Neurociencia y acabé en el Pensamiento Crítico.

Pensé que mis alumnos debían de dudar de su intuición, porque tenían que asumir la existencia de los sesgos cognitivos. No siempre deberían de dudar, porque la gran mayoría de las ocasiones acierta. Pero cuando algo no cuadrara en su interior deberían de hacerlo.
La consecuencia de dichas reflexiones han sido unas investigaciones escolares que cumplen una serie de requisitos:
-          A los alumnos les tiene que apetecer realizarlas (estar motivados)
-          Los resultados que alcancen deben de contradecir la intuición; los alumnos se sorprenderán y estarán más abiertos a cuestionarse las cosas.
-          La metodología les tiene que enganchar.
-          Los resultados hay que difundirlos (así se sentirán orgullosos de saber cosas que otros no saben y tendrán ganas de cuestionarse realidades “establecidas” para encontrar realidades “reales”)
-          Las investigaciones se basarán en la aplicación del método científico, es decir, irán sobre cosas susceptibles de ser medidas “objetivamente”.

De los resultados de este tipo de actividades estoy bastante satisfecho, porque muchos de mis alumnos han empezado a dudar de cosas que antes no se cuestionaban. Todos los días suele aparecer alguno preguntándome, por los pasillos o por email, sobre algo que ha oído/leído/visto que no le cuadra.

Obviamente les mostré las dos investigaciones que he llevado a cabo hasta el momento, ¿Influye la Luna llena en el número de nacimientos? y Las matemáticas no tienen por qué ser intuitivas. Y también les presenté la última idea que me está rondando por la cabeza: Poder Mental, el juego.

Y para finalizar les hablé de otras actividades que utilizo y también de cómo evalúo a mis alumnos. Muchas de esas actividades se pueden encontrar en el Aula virtual: IES Rambla de Nogalte. Pero habían pasado las dos horas y todos teníamos otras cosas que hacer, así que sólo les nombré algunas “cosillas” sobre esos dos puntos y me despedí agradeciéndoles que hubieran contado conmigo.

Reflexión final.
A mí me está resultando bastante satisfactorio compartir mis experiencias como docente, además creo que me ayudan a ser mejor profesor. ¿Os habéis planteada compartir vuestras experiencias docentes?

martes, 3 de marzo de 2015

El WhatsApp y la Neurociencia



Algunos pensaréis, ¡vaya una pareja, no pegan ni con cola! Nada más lejos de la realidad. Leed, leed.

Todo empezó el viernes por la noche.

Estaba por Twitter y no dejaba de leer tweets sobre un vestido, pero yo estaba pasando del tema. Empezó a picarme la curiosidad cuando veo que @aberron había publicado “¿De qué color es este vestido?...”… pero la verdad es que seguí pasando y no entré a leer el post.

Pero entonces empezaron por WhatsApp. El primero el de la foto y después siguieron otros preguntándome si tenía la explicación del asunto del vestidico. Un whatsapp de mi sobrina, pero también whatsapp de amigos, de los padres del cole, de compañeros… He de contaros que cada vez me preguntan más por WhatsApp sobre temas científicos, ¡será por mi política de ir metiendo cosillas en esa red social!

Y que queréis que os diga, una cosa es pasar de los “chicos del twitter” y otra muy distinta es desaprovechar la oportunidad de meter un post científico en el WhatsApp. Así que leí el post de @aberron, me gustó y se lo envíe a mi sobrina y a los grupos que me había preguntado.

Y ahora imaginaros. Estáis en clase de atención educativa y vuestros alumnos ya han terminado de hacer lo que tenían pendiente, quedan 10 minutos para que toque el timbre. A uno de los alumnos se le ocurre decir:

- Juan Carlos, explícanos lo del vestido.

Algunos sabían de que iba el tema; otros no. Les busco la foto y se la pongo. Unos lo ven de un color, otros de otro. Para aclararnos pongo la foto donde salen las tres fotos y 5 o 6 dicen que lo veían como el de la derecha y el resto como el del medio.


Discuten y finalmente atienden para que yo se lo explique.

- Veamos, para empezar debéis de saber cómo funciona la cabeza. Es importante que sepáis que de todo lo que llega a vuestros sentidos solo “metéis” un poquito en vuestra cabeza. Por ejemplo, ahora me estáis oyendo a mí y no estáis oyendo al profesor de la clase de al lado (justo al decir eso empiezan a oírlo). Es alucinante que vuestra cabeza tenga que desechar tanta información para no bloquearse. Concentrarse no es centrarse en una información, es eliminar información no importante para que podemos trabajar con la que es significativa.

- ¿Qué?

- Lo que oís. En los niños pequeños esta facultad todavía no está plenamente operativa y, junto con otras razones, eso explica porque tardan tanto en reaccionar.

- Es verdad, se quedan parados cuando les dices que hagan algo y al rato empiezan a hacerlo.

- Continuemos que va a tocar el timbre. Lo siguiente que tenéis que saber es que vuestros sentidos, en este caso el de la vista, son distintos en cada uno de vosotros. Algunos tenéis mejor vista de día, otros de noche, algunos percibís mejor los “colores”, otros el contraste… Es lógico, los ojos de cada uno son de su padre y de su madre, nunca mejor dicho.

- Es verdad, además nos pueden engañar de pequeños y decirnos que el rojo se llama verde y nosotros estar equivocados toda la vida.

- Eso es otra cosa, pero igual de importante que las anteriores. Vosotros veis teniendo en cuenta lo que tenéis en la memoria. La información que llega de los sentidos, incompleta y distinta para cada uno de vosotros, se mezcla con la información que teníais almacenada en la memoria (obviamente distinta en cada uno de vosotros) y así os hacéis una idea de cómo es la realidad. En pocas palabras, que cada uno ve la realidad como le sale de las narices.

- Pero entonces, ¿de qué color es?

- Eso no es importante. Lo importante es que os deis cuenta de que no podéis confiar de manera ciega en lo que dice vuestra cabeza. En este caso parece que lo que afecta mucho es la luminosidad y que por eso algunos, yo entre ellos, lo vemos distinto de día y de noche.

- Pero entonces, ¿no nos podemos fiar de nuestra cabeza?

- Si os podéis fiar porque la gran mayoría de las veces atina. Pero cuando aparece algo que os hace dudar, o cuando está en juego vuestra vida, yo prefiero fiarme de los instrumentos de medida y de los experimentos. Para eso sirve la Ciencia. La Ciencia intenta minimizar mediante la experimentación esa subjetividad que nuestra mente impone a nuestra existencia. Pero recordar, la Ciencia…

Piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

- Esperaros solo 10 segundos. La Ciencia solo se puede aplicar a cosas que se puedan medir. Para el amor, y cosas por el estilo, tendréis que buscar en otro sitio porque la Ciencia no os va a dar respuestas.

Y aquí se termina el relato. Espero que veáis el vestidico de las narices con otros ojos. Yo, aparte de usarlo para dar unas pinceladas de neurociencia, lo he metido en el blog donde cuelgo post científicos que les podrían gustar a mis alumnos.

Por cierto, recordar que no soy un experto en neurociencia, así que si estoy equivocado en algo no dudéis en comentármelo.

viernes, 30 de enero de 2015

Pequeña investigación escolar para fomentar el Pensamiento Crítico



Este post lo he actualizado un par de días después de publicarlo porque se me paso una conclusión final muy, pero que muy importante. Lamento este error. Si lo has leído y solo quieres saber que es lo que se me pasó puedes ir directamente al final.

Hola. La verdad es que estoy bastante contento de como estoy explicando el Pensamiento Crítico en clase. También estoy contento con los resultados.

Pero yo solo les doy unas pinceladas porque no soy ningún experto. Sin ir más lejos no tengo muy claro donde hay que poner límites al escepticismo. Además tengo que repartir el tiempo de docencia entre los distintos contenidos del temario.

Por lo tanto mi Objetivo se reduce a que mis alumnos conozcan que, en algunas ocasiones, las intuiciones/sentimientos fallan en sus análisis de la realidad y que cuando esto ocurre, si el objeto de análisis puede ser medido, lo mejor es acudir al Método Científico.

Con ligeras alteraciones este curso he reproducido el esquema que expliqué en el post “Educar en el Pensamiento Crítico dentro del Método Científico”. Uno de los platos fuertes es realizar una investigación (trabajando así simultáneamente Método Científico y Pensamiento Crítico). El año pasado mis alumnos comprobaron que la Luna no influía en el número de nacimientos (lo puedes leer aquí); este año mis alumnos han analizado si es bueno fiarse siempre de la intuición matemática.

Las matemáticas “de colegio” son muy, pero que muy, concretas (centradas en la realidad del día a día de los alumnos). Eso hace que esta parte de las matemáticas sea fácilmente entendible usando la intuición. Pero no seamos exagerados, yo creo que de vez en cuando debemos de hacerles dudar de esa intuición porque, aunque la intuición es tremendamente necesaria (nunca me cansaré de repetirlo), algunas veces falla. Quizás en Primaria no sea el momento de hacerles dudar (no lo sé), pero de lo que si estoy seguro es de que en Secundaria si debemos fomentar el pensamiento crítico hacia ella.

Pero centrémonos en la investigación de mis alumnos.

Todo empezó por culpa de una compañera de matemáticas (@matanamar) ya que me recomendó y me dejó “El hombre anumérico” de John Allen Paulos. No me gustó como estaba redactado (quizás fuera la traducción), pero eso era lo de menos porque decía cosas muy interesantes. Cosas como esta:

<< El siguiente resultado, bien conocido en probabilidad, es una buena ilustración de la sorprendente probabilidad de las coincidencias. Como el año tiene 366 días (incluimos el 29 de febrero), tendríamos que reunir 367 personas para estar seguros de que por lo menos dos personas del grupo cumplen los años el mismo día.
Ahora bien, ¿qué pasa si nos contentamos con tener la certeza de sólo el 50%? ¿Cuántas personas habrá de tener el grupo para que la probabilidad de que por lo menos dos de ellas cumplan los años el mismo día sea del 50%? A primera vista uno diría que 183, la mitad de 366. La respuesta sorprendente es que sólo hacen falta 23. En otras palabras, exactamente la mitad de las veces que se reúnan veintitrés personas elegidas al azar, dos o más personas cumplen los años el mismo día
Para aquellos lectores que no se acaban de creer el resultado…>>

Yo no se que pensaréis vosotros, pero yo no me lo creí. Leí la deducción que había en el texto pero… ¡qué no me lo creí! ¡Qué el sesgo asociado a la intuición matemática es poderoso y yo no estaba dispuesto a creerme tan fácilmente esa sorprendente respuesta! ¡Qué yo soy de Ciencias y si algo no me convence lo tengo que comprobar! ¡Qué… qué yo soy profesor y puedo poner a mis alumnos a trabajar (ja, ja, ja…)!

Ni corto, ni perezoso, me puse a diseñar la actividad que sale en este post. En poco tiempo la tenía diseñada y puse a trabajar a mis alumnos. Para ver las fichas con las que trabajaron los grupos pinchar aquí.

La actividad la hemos desarrollado en tres fases. En la primera fase hemos medido la intuición matemática, en la segunda la realidad estadística y al final hemos analizado si la estadística está más próxima a lo que dice la intuición o a lo que dice la probabilidad.

Para medir la intuición matemática se me ocurrió que hicieran una encuesta.

· Antes de realizarla hice unas cuantas pruebas entre conocidos y para mi sorpresa algunos niños de colegio pensaban que había alguna probabilidad porque en sus clases había ocurrido en alguna ocasión. Por eso la encuesta se ha hecho a tres grupos de individuos distintos: 1º ESO, Bachillerato y personas mayores de 30 años.

· Otro problema que me planteé fue como hacer la pregunta, algunos podrían responder de manera que luego sería difícilmente de tabular. Por ello daba 5 posibles soluciones enunciadas simultáneamente de manera proporcional y de manera cualitativa. El resultado fue el siguiente:


Antes de que mis alumnos pasaran la encuesta pensé que al ver como posible respuesta “más de un 95%” habría un desplazamiento de las respuestas hacía probabilidades más altas de las esperables en otros formatos de preguntas. De todas formas decidí mantenerla porque no quería respuestas abiertas.
Es curioso, pero después de pensar en la posibilidad de ese desplazamiento he leído “El tercer tipo de sesgo detectado por Kahneman y Tversky” en el blog “Todo lo que sea verdad” de @JL_Ferr (por supuesto os aconsejo que lo leáis). En ese post se explica que las respuestas se “anclan” en unos sitios según se pregunte de una u otra forma (justo lo que había pensado que podía pasar)

· ¡No me despisto más!. Mis alumnos realizaron las encuestas y estás fueron las gráficas que obtuvieron:


A la vista de estas gráficas concluyeron que se puede suponer que la gente opina que la probabilidad es baja (hicieron la estimación de un 15%) y que a lo mejor la probabilidad que intuyen los de 1º ESO es superior a la de los otros grupos estudiados.

Yo también opino que las respuestas están sesgadas, pero esto no lo he investigado, es una apreciación a la vista de lo que me dicen si no les doy opciones y lo que me contestan si les doy esas cinco opciones.

Lo que es incuestionable es que poca gente opina que puede ser un 50% (de hecho algunas personas que contestaron probabilidades altas parecía que no se tomaban muy enserio la encuesta –esta apreciación la tuvieron los alumnos al realizar las encuestas-)

Para medir la realidad y hacer la estadística usaron un listado con todos los alumnos del instituto (solo salían las fechas de nacimiento por clases, no salían los nombres).

· Me planteé que vieran la cantidad de veces que dos personas cumplían los años el mismo día en las clase (a veces tienen más de 23, pero otras tienen menos), en grupos de 23 personas aleatorias y en grupos de 57 personas aleatorias.

· Los resultados fueron los siguientes (el “Sí” significa que sí hay dos personas que cumplen los años el mismo día)


Los alumnos concluyeron que son próximas al 50% las probabilidades de que ocurra cuando analizamos clases y cuando analizamos grupos de 23 personas (siendo muy parecidas ambas).

Yo he de añadir que hubo algunos problemillas (de los típicos docentes) al realizar los análisis de la documentación que yo les di (los listados con las fechas de nacimiento).
¿Qué problemillas fueron y qué consecuencias pueden haber traído? Veamos.
El análisis de los listados lo supervisé para así poner notas según el interés con que los realizaban. El análisis de los grupos aleatorios fue más difícil de hacer porque no estaban ordenados los listados por fechas de nacimientos (en el listado por clases si que estaban ordenados). Además, este análisis se realizó en dos sesiones (en una no dio tiempo) y qué casualidad que en la segunda sesión no salieron las estadísticas tan bien como en la primera. Y es que en la segunda ya no se lo tomaban tan enserio como el primer día (de hecho baje puntillos por mal comportamiento a algunos). Decir, por ejemplo, que fue ese día donde se pasó, en los grupos de 57 personas aleatorias, del 100% de “si hay dos personas que cumplen los años el mismo día” al 80%.

Para que compararan intuición y probabilidad con estadística lo primero que tenía que hacer era explicarles que probabilidad hay en cada caso. Para ello, en vez de darles el texto del libro donde yo lo leí, lo que hice fue darles un post de @ClaraGrima: “La paradoja del cumpleaños”. En dicho post sale, además del ejemplo de las 23 personas, que la probabilidad es aproximadamente del 99% si el número de personas en el grupo es de 57.

A partir de aquí el post ha sufrido una modificación para incluir una cosa que se me pasó

Pero los alumnos no solo aprendieron que la probabilidad no falla, y que la intuición sí. También aprendieron como trabajan los timadores. Esta fue la moraleja que les di a los alumnos, que por cierto es la que pone más adelante John Allen Paulos (añadiendo ejemplos sacados de Martin Gardner):
“Es bastante probable que ocurran hechos improbables, pero no es probable que se dé en casos concretos”. Lo explico:
Es difícil que al estar en un grupo con 57 personas (99% de probabilidad de que haya dos que cumplan años el mismo día), tú tengas una persona que cumpla los años el mismo día que tú. Habrá dos pero seguramente no serás tú (hay un 3’5% de probabilidad de ser tú).

¿Y eso que relación tiene con las pseudociencias? Que un timador sabe de estás coincidencias y frente a un público numeroso puede acertar fácilmente si no concreta en la persona (ejemplos: alguien del público ha tenido un accidente grave, un familiar próximo de alguien del público está ingresado por una enfermedad grave…). Los que usan esta técnica son timadores y punto, ojalá les sirva a mis alumnos para localizarlos cuando oigan estas frases.

Así que recuerda:
· Las matemáticas iniciales son muy intuitivas porque tratan de cosas concretas, pero si tu intuición te dice algo que no corresponde con la realidad, no seas cabezón y reconoce que la intuición en algunas ocasiones falla.
· Los timadores hacen afirmaciones generales, que creemos que no son probables pero que si lo son, para convencernos de que tienen "poderes" y colarnos sus mentiras.

Nota final: podría hacer bien las estadísticas mirando los listados pero, no tengo ganas, ya no dudo de la probabilidad matemática y no tiene tanta gracia como poner a trabajar a los alumnos. Pero si tú dudas, te aconsejo que hagas la prueba tú, ¡quedarás alucinado!

jueves, 22 de enero de 2015

#LunesTetas, #LunesPollas... matando dos pájaros de un tiro



Con este post pretendo matar dos pájaros de un tiro. Y también se que no participará en ninguno de esos dos grandes eventos divulgativos (entre otras cosas, porque lo publico un jueves)

El primer pajarico (obsérvese la terminación en –ico), el pajarico más importante, es manifestar mi apoyo a todos los que han participado en estos eventos divulgativos.
Yo no tenía pensado participar, tampoco le di mucha difusión en mi perfil de Twitter. Realmente no se por qué. Leeré todos los post, pero los hashtag no iban con mi estilo y decidí no participar en esos eventos. Pero las cosas han cambiado ¡no me gusta lo que ha pasado!

Y ¿qué ha pasado? Os pongo en antecedentes:

El lunes del denominado #LunesPollas (una semana después del #LunesTetas), todavía no había leído ningún post de los que participaban en uno u otro evento (y había algunos que, después de lo que había leído sobre ellos, los tenía en “pendientes urgentes”). Pero entré en el post “De penes y otras cosas” de @estapillao y me encontré con un enlace al post  “Las secuelas del #LunesTetas” de @elprofedefisica. Creo sinceramente que debéis de entrar el post de @elprofedefisica y leerlo. Yo aquí voy a contar lo que pensé, la verdad es que me quedé tocado.

¿Qué le está pasando a este país? Eso es lo que pensé. Voy a intentar explicarme.

Si a alguien no le gusta el hashtag #LunesTetas, que no lea los post, que no los difunda por twitter, que no… Pero ofenderse por que se usen esos hashtag no tiene sentido.

Algunos han dicho por twitter que no estaban ofendidos por los contenidos, que les ofendían las formas. ¡Peor me lo ponéis!
Yo quisiera vivir en un país donde si no te gusta la pinta de un restaurante no se entra y punto. Yo quisiera vivir en un país donde nadie piense que es razonable denunciar a un restaurante porque su pinta no se ajusta a lo que él considera adecuado. ¿Entendéis el símil o necesitáis más ejemplos?
Por cierto, esa forma de actuar era la que se defendía en otros tiempos, en aquellos tiempos que se buscaba la “uniformidad” y no la “pluralidad”. ¿Sabéis a lo que me estoy refiriendo o necesitáis que sea más explícito?

Lo dejo ya, ¡qué me cabreo!

Vamos con el segundo pajarico. Con este post también tengo la intención de divulgar Ciencia, o más bien, explicar que hago en mis clases. Me pongo a la faena.

Sé que no os lo vais a creer pero el lunes pasado, el denominado #LunesPollas, sin yo pretenderlo, se habló en mi clase de pechos y penes.
¿Coincidencia o acoplamiento cuántico? No sé, no sé.

Estaba yo explicando (en rojo) que, cuando un bebé se transforma en una persona de unos 50 kg, estamos cumpliendo el principio de conservación de la masa. Que todo nuestro cuerpo son átomos que antes pertenecieron a lechugas, pedazos de carne, agua, leche… Y en ello estaba cuando una alumna (en azul) me preguntó.
-          ¿Cómo es que tenemos leche en los pechos?
-          Tú eres un animal mamífero.
-          Yo soy una persona.
-          Sí. Y un animal. Los perros son perros y animales, los monos son monos y animales y tú eres una persona y estás dentro de un grupo de seres vivos denominados animales. Siendo más precisos eres un animal mamífero, palabra que viene de mamas y que significa que las hembras de esa especie producen leche.
-          Vaaaaale!, pero… ¿cómo sale la leche?
-          Igual que “fabricas” otras cosas en tu cuerpo, en los pechos se fabrica leche.
-          Pero… ¿cómo?, ¿por qué ahora no tengo?...
-          Te explico, pero recuerda que soy químico y la verdad es que nunca lo he explicado y voy a tener que suponer algunas cosas.
Tú comes, la comida se transforma en sustancias que pueden ser absorbidas por tu cuerpo, pasan al sistema circulatorio, llegan a los pechos y allí se combinan entre ellas para formar proteínas, grasas… para formar las sustancias químicas que están presentes en la leche.
Me suena la palabra glándulas mamarias, debe de ser ahí donde se produce la leche, lo digo porque cada vez que se dice glándula significa “sitio donde se fabrica algo (glándulas salivares, glándula pancreática…)”
La leche se va produciendo y acumulando. Como sale por “puntitos” apostaría que se acumula en los conductos que la llevan a los pezones.
-          ¿Y se te acaba la leche cuando chupa el bebé?
-          Sí. Conforme succiona el bebé desaparece la leche y se necesita un tiempo para producir más. De hecho recuerdo que se les aconseja a las madres sacar la leche para que no “se te eche a perder el pecho”.
Conforme estoy explicando esto me acuerdo de otra pregunta que me suelen hacer los alumnos ¿se te echa a perder el semen y te duele si no te lo sacas? Ni corto ni perezoso salto al otro tema.
-          Por cierto, no pensar que ocurre lo mismo con el semen que no se expulsa. También se acumula en los tubitos que van de los testículos al pene, pero si no se expulsa se degrada, sus componentes se absorben y pasan otra vez al sistema circulatorio.
-          Y ¿por qué ahora no tengo leche?
-          La respuesta es simple, igual que no se te desarrollo el pecho, no te dio la regla… hasta que no empezaste la adolescencia, no produces leche hasta que estás embarazada (o tienes un embarazo psicológico). Y la razón es porque no tienes las hormonas que activan esos procesos, esas hormonas se fabrican cuando llega el momento.

Ya veis, un #LunesTetas y un #LunesPollas unidos y explicados en una clase: ¡y un Lunes! Por cierto, yo no dije ni tetas ni pollas cuando lo expliqué, no es mi estilo; pero a diferencia de otros, ¡yo intento no juzgar a las personas por las formas, yo intento juzgarlas por el fondo!

domingo, 7 de diciembre de 2014

Pàmies está de gira


Este Josep Pàmies, y su “Dulce Revolución”, me está generando un dolor de cabeza terrible. Me explico.

Soy lorquino y este tipo va a dar una charla en Lorca. En realidad está de gira por España (al día siguiente hay otra prevista en Murcia); está “dejándose amar” por su gente, difundiendo su mensaje; buscando nuevos adeptos, adoctrinando a diestro y siniestro... vamos, ¡qué se lo está pasando pipa!

Lo que me genera dolor de cabeza NO es que este tipo vaya a Lorca, de hecho me alegra. Paisanos míos que opinan cosas tan absurdas como que el SIDA no es un problema tan grave o que el ÉBOLA se cura con Suplemento Mineral Milagroso (MMS), tienen la oportunidad de escucharlo en directo sin tener que desplazarse.
Lo que me genera dolor de cabeza es intentar entender a los que no piensan esas cosas pero lo apoyan. Yo me pregunto ¿qué credibilidad os genera un personaje que dice esas cosas?

Para que lo conozcáis un poco más voy a usar sus propias palabras. Es un tipo increíble, dice cada cosa que te deja alucinado ¡los tiene bien puestos!
A mí Pàmies me genera una gran desconfianza pero lo mejor es que juzguéis vosotros mismos. Pongamos algunos ejemplos.

Este es el titular de su penúltimo post: “El Ministerio de Sanidad confirma la efectividad del dioxido de cloro (MMS) para ébola” (lo podéis leer aquí). El título no tiene ni pies ni cabeza, no se corresponde con lo que dice el post, pero no tenéis que creerme a mí, y tampoco tenéis que leer el post, el mismísimo Pàmies lo reconoce en los comentarios (os dije que los tiene bien puestos):
Por cierto, aquellos que me leéis os daréis cuenta que usa la técnica que expliqué en la charla que podéis ver aquí: “los pseudocientíficos/timadores lo primero que hacen es convencerte de que nadie mejor que tú para discernir entre verdad y mentira, te dicen ¡tu mente es poderosa: déjate guiar por tus instintos y emociones!”.

Pero yo a lo mío, vamos a poner otro ejemplo. En ese mismo post, al final de él para ser más concretos, nos explica que el ébola se está usando para meternos miedo y añade:
Como no conocía el documental le he echado un ojo (aquí podéis verlo si tenéis interés, es una bestialidad detrás de otra). Resumiéndolo, dice que lo del SIDA es un montaje.
Es decir, esta semana las Administraciones Públicas se vuelcan en campañas de prevención del SIDA, yo y muchos profesores de toda España damos información a nuestros alumnos, entidades privadas también se vuelcan en recordar como se pueden disminuir los contagios… y ESTE TIPO insinúa que puedo mandar a la mierda toda la información y que deje tranquilicos a mis alumnos porque no van a pillar el VIH ya que todo es una gran mentira. ¡SE ME REVUELVE EL ESTÓMAGO!
Por cierto, si queréis más información sobre los negacionistas del Sida podéis pinchar aquí y leer “No confundas alternativo con magufo” de “La Ciencia y sus Demonios”

Cambiemos de post. Pàmies, en su último post (lo puedes leer aquí) nos dice que muchos estamos contra sus planteamientos porque en sus conferencias dice que Ébola, Malaria, Diabetes, Sida… son enfermedades curables con sus remedios. Y tiene razón. Estamos contra esos planteamientos porque mucha gente abandona tratamientos, también estamos contra el despilfarro de recursos públicos (por ejemplo dejándoles locales para sus espectáculos)… pero no estamos contra él ni contra los que lo siguen, porque cada uno vuelca sus esperanzas donde quiere.

¿Y si lo apoyan entidades privadas? Desde mi punto de vista nada que objetar si los que lo organizan han avisado del nivel del personaje. Yo creo que esas entidades tienen derecho a saber que se hace en sus locales y con sus dineros. Y, cuando esas entidades se enteran de lo que se va a hacer y se niegan a seguir apoyando, no es de recibo que el señor Pàmies se haga la víctima (podéis leer como lo hace, también está es su último post, es decir, aquí). ¡XD Pàmies, deja que esas entidades recuperen algo de la credibilidad perdida!
Actualización 15/12/2014: Con respecto a si es o no censura, y también explicando muy bien porque es peligroso dejar dar conferencias a este personaje, recomiendo "Eppur si muove" de @VaryIngweion. 

¡Qué dolor de cabeza! Lo dejo ya. No soporto estar preguntándome una y otra vez: Si piensas que el SIDA es una enfermedad jodida ¿qué credibilidad te ofrece este tipo para dejarle tus locales y darle tus dineros? ¿cómo se te ocurre colaborar con él?...

Resumiendo. Libertad de expresión: SI.
Pero al colaborar con él ¿eres consciente que pierdes toda la credibilidad?
Lo se, me vas a decir que crees en la libertad de expresión, pero permíteme que lo dude. Dudo que ninguno de vosotros le dé un altavoz a cualquier iluminado que pase por la calle basándoos en el sagrado principio de la libertad de expresión, pero no dudo que se lo deis a alguien que veáis inteligente aunque no comparta vuestra opinión. Por lo tanto, si apoyáis a Pàmies, como mínimo consideráis que esos razonamientos sobre el SIDA no son descabellados y eso os deja, desde mi punto de vista, en muy mal lugar.

NOTA: Por si te apetece puedes leer como ve las cancelaciones el ganador del premio bitácoras al mejor blog de “Acción Social”: http://quemalpuedehacer.es/blog/2014/12/03/molinos-de-la-razon/

sábado, 8 de noviembre de 2014

¿Tenemos nuestra mente intoxicada?


Esta entrada, si los organizadores consideran que es políticamente correcta, participa en la I edición del Carnaval de Neurociencias

Hoy estoy quemado. Siento que los problemas que tiene España tienen difícil solución porque seguimos escuchando a las personas equivocadas.

No! No estoy hablando del PP, ni del PSOE... ni de PODEMOS; no estoy hablando de los medios de comunicación, ni de los timadores pseudocientíficos... ¡ESTOY HABLANDO DE NOSOTROS!

Creo que con tanta información tenemos nuestra mente intoxicada.

Recibimos ideas de unos y de otros, y se van acumulando en nuestra cabecita. Solo Dios sabe cómo y cuándo saldrán esas pequeñas fotografías manipuladas de la realidad que nos han insertado.

Y para más cachondeo nosotros las hemos alterado porque ni nuestros sentidos las perciben igual, ni nuestra respuesta emocional es la misma, ni nuestras vivencias anteriores son iguales (memoria), ni las "archivaremos" de igual manera...

Lo de "solo Dios lo sabe" es una frase hecha (que los creyentes creerán a pies juntillas), pero lo que ningún científico duda es que la Neurociencia intenta dar respuesta al cómo, al cuándo, al porque, al dónde... de nuestra genial cabecita (para esto sirve la Neurociencia).

Pero no te despistes. Yo no entiendo de Neurociencia y quizás hasta estén mal construidos los párrafos de arriba, pero lo que sí que tengo claro es que NECESITAMOS HIGIENE MENTAL.

¿A qué me estoy refiriendo?

A qué huyamos de una maldita vez de los que, día tras día, nos insertan información errónea (mentiras) que nos hace creer en lo que ellos quieren que creamos.
No creas que eres tan listo que no te pueden manipular, las técnicas son muchas (Falacias) y se aprovechan de tus debilidades (sesgos cognitivos). En realidad yo creo que todos intentamos manipular para salirnos con la nuestra, pero... No todos te mentirán! Esa es la clave!

Resumiendo:
Si detectas que alguien te ha mentido alguna vez, debes de plantearte si merece la pena seguir escuchándole. Sé que suena duro pero, si asumes que eres un ser humano, debes de asumir que tienes sesgos cognitivos y que los seres despreciables se pueden aprovechar de ellos para hacerte ver una realidad que no existe (y que no es la que deseas).


Nota1:
Estas reflexiones son consecuencia de un encendido debate sobre los políticos de este país. Me da igual de quien estemos hablando, solo digo que si alguien miente (que no digo manipula, digo miente) pierde toda la credibilidad. Yo, últimamente, intento no escuchar todo lo que dice a partir de ese momento, e intento revisar todo lo que he oído de él antes.

Nota2:
Lo mismo digo de ciertos medios de comunicación: ¡Verdaderos agentes tóxicos para nuestras mentes!